Te damos la bienvenida a este monográfico sobre calidades, micras, grosores y… en resumen, todo lo que vas a necesitar saber si estás empezando en el mundillo del tejer.

Esperamos poder ayudarte con esta completa guía y te recomendamos que la tengas siempre a mano.

Lidia y Toñi

Índice:

  1. El formato: las madejas de lana vs. el ovillo de lana
  2. La calidad
  3. Las micras: ese universo desconocido
  4. Lana de merino (o lana de oveja en general). Cardado y peinado.
  5. Número de cabos del hilo y su torsión
  6. El grosor de la lana para tejer
  7. El teñido de la lana
  8. El color: su distribución y forma por la madeja o por el ovillo
  9. La lana y sus tipos: clasificación por uso o finalidad
  10. El patrón para tejer
  11. El kit para tejer
  12. Lana ecológica: sostenibilidad

El formato: las madejas de lana vs. el ovillo de lana

Lo primero que necesitas conocer respecto a la lana para tejer o cualquier otro tipo de hilado, es que suele venir en varios formatos. Uno de ellos es la madeja, que es un formato muy utilizado por las tintoreras. Para poder utilizar la madeja, es decir, para poder tejerla, tienes que transformarla primero en ovillo, lo cuál puedes hacer de forma casera o con una ovilladora.

¿Por qué las tintoreras solemos tener como formato las madejas de lana? porque las teñimos en ese mismo formato y así se mantiene la estructura del teñido. Cuando las conviertes en ovillos, los colores quedan mezclados, aunque eso también tiene su ventaja, ya que de esta forma te podrás hacer una idea mejor de cómo va a quedar la estructura del color una vez tejida. 

En nuestro caso, no te preocupes si no tienes ovilladora, puedes pedir que te transformemos de madeja a ovillo de lana de forma gratuita. 

La calidad de la lana para tejer

Con calidad nos referimos a la composición de la lana, es decir, a los materiales con los que está fabricado el hilo.

Según su origen, nos gusta dividir la calidad de la lana en cuatro categorías: sintético, origen animal, origen vegetal sin procesar y origen vegetal procesado.

*NOTA: como puedes ver, utilizamos el término lana como genérico. Esto es muy habitual entre nosotras las tejedoras y cuando decimos que “nunca tenemos suficientes lanas” incluimos en lanas todo tipo de calidades.

Sintético

Según la RAE, que se obtiene por procedimientos industriales y que reproduce la composición y propiedades de uno natural. Así que aquí podemos incluir todos esos hilos que en su etiqueta tienen alguna de las siguientes palabras: poliéster, nylon (poliamida), spandex (elastano, lycra) y acrílico.  

Origen animal

Lana de alpaca
Alpaca muy abrazable

Esta categoría contiene todas aquellas lanas compuestas por fibras de origen animal. Aquí incluimos las que se generan mediante los “pelos” de diferentes animales: lana de oveja (con sus diferentes procedencias según la raza: lana de merino, lana de oveja castellana, …), lana de alpaca, cashmere (cabra de angora), mohair, yac, lana de camello, bisonte, llama,  etc.

Y también encontramos en esta categoría el hilo de seda, generado en los capullos que los llamados gusanos de seda construyen a su alrededor para convertirse dentro de ellos en mariposa.   

Origen vegetal sin procesar

Algunas de ellas son tan conocidas como el algodón, lino, yute y cáñamo. Pero actualmente podemos encontrar también fibras más “exóticas” como por ejemplo de ortiga o de soja. ¡Ah! y mucho cuidado con el bambú, porque solamente entraría en esta categoría el lino de bambú.

Origen vegetal procesado

Algunos ejemplos son la viscosa/ rayón de bambú o eucalipto, modal, lenpur y el Lyocell (de diferentes orígenes).

El bambú para la industria textil se somete a un procesado que le da ese aspecto de “seda” pero que ya no tiene NADA de bambú. De hecho, suele utilizarse en este proceso el disulfuro de carbono, que es tóxico.

Si quieres consumir fibras de esta categoría, te recomendamos utilizar el Lyocell, que al menos tiene un procesado un poco más sostenible (reducción de emisiones, circuito de reaprovechamiento del agua…)

Las micras, ese universo desconocido

¿Qué son las micras en un ovillo de lana? es una pregunta que nos hacen a menudo.

Una micra (micrómetro) es una unidad de medida de longitud, y es la millonésima parte del metro (0,001 mm), y cuando hablamos de micras en el mundillo lanero, nos referimos al grosor en micras de cada pelito que forma la lana. Puede que escuches también la palabra micrón, en lugar de micra, pero no te preocupes, es exactamente lo mismo.

Cuanto más grueso sea el pelo, más micras tendrá (medirá), y por ende, esa lana, una vez transformada en hilo picará más. Esto es una ley así muy general que no tiene porqué cumplirse siempre, porque luego dependiendo del tipo de hilo y de su torsión, puede picar más o menos.

Ten en cuenta que al hilar se mezclan muchos pelitos diferentes y que el número de micras es la media de los pelos de la lana que conforman el hilo, así que puede haber algunos mayores y algunos menores.

Hay una clasificación en cuanto a finura y micras, que es muy utilizada, que posee las siguientes categorías:

Lana fina o extrafina: 16- 19 micras

Lana mediana: 20- 27 micras

Gruesa: 28 o más

Normalmente la lana de oveja pica a partir de las 23 micras, sin embargo, la lana de alpaca suele picar a partir de las 28 micras. Dentro de la lana de alpaca, las que tienen menos micras son la baby y la royal.

Calidades de nuestro catálogo Micras
Baby alpaca19-22
Merino australiano19.5
Merino Nacional21
Mezcla de Oveja Castellana con Oveja Navarra27

Si nos enfocamos en la lana de oveja, la raza de oveja más fina y con más fama, es la Merino. Su finura está entre las 18 y las 23 micras. Así que si tienes la piel sensible, mejor que priorices un ovillo de lana de merino.

Lana para tejer de merino (o lana de oveja en general). Cardado y peinado.

Lana de merino
¡Hola! ¡Cara de bola!

Puedes encontrar hilos de lana solamente cardada o hilos de lana peinada, que en cuyo caso, habrá sido previamente cardada.

El proceso de cardado consiste en pasar la lana por unos rodillos con dientes en diferentes direcciones para separar y aplanar las fibras, de esta forma, se le da esponjosidad. La lana cardada es más áspera, pero también más esponjosa y cálida, ya que tiene más cámaras de aire entre las fibras

La lana peinada, como su nombre indica, tiene un peinado posterior que alinea y suaviza la lana en fibras más largas, de esta forma el ovillo de lana quedará más suave y denso, pero que abriga menos. 

Normalmente no encontrarás en un ovillo de lana si dicha lana es peinada o cardada. La información en las etiquetas es bastante limitada.

Número de cabos del hilo y su torsión en las lanas para tejer

El hilo que tejes puede tener uno o varios cabos y, adicionalmente, tener mayor o menor torsión. 

Si solamente tienes un cabo, y es de lana, será un hilo de lana muy poco resistente, que podrás romper con las manos, y lo mismo con dos. En cambio, si hubiera un hilo de seda de un único cabo, sería mucho más resistente.

La torsión digamos que es, lo retorcido que está el hilo. La mayor o menor torsión hace que el hilo tenga un aspecto más o menos suave. Si tiene dos cabos y poca torsión, te parecerá más suave al tacto que si tiene 4 más torsionados. 

Hay dos tipos de torsiones dependiendo de si el giro va hacia la derecha (torsión en S) o hacia la izquierda (torsión en Z)

El grosor de la lana para tejer

Ovillo de lana para tejer grueso
En esta foto se ve muy bien la torsión en S y todos los cabos que tiene el hilo

Nosotras recomendamos acudir siempre a los estándares. Aquí te dejamos el enlace a una de las tablas más completas que conocemos respecto a grosores, muestras y recomendaciones de agujas. Es probable que escuches términos como Fingering, DK y Bulky, referidos al grosor. Esos son los términos anglosajones, los puedes encontrar en la misma tabla de antes pero en inglés.

Tendrás que estudiarlo un poquito, ya que si no, difícilmente te vas a enterar de nada 🙂 Y está muy bien que todas las personas utilicemos los mismos términos para entendernos.

Cada proyecto tendrá un grosor recomendado, y te recomendamos que te ajustes a dicho grosor si estás empezando.

Cuando seas más experta serás capaz de sustituir los grosores jugando con la tensión.

Después de conocer todos estos términos ya no pondrás cara de póker cuando una amiga tejedora te cuente que se ha comprado un ovillo de lana Sport.

El teñido de la lana para tejer

Nuestro video de presentación de nuestro primer BCN Knits en el que explicamos nuestro proceso de teñido

El teñido industrial  suele utilizar tintes que contienen sustancias que causan alergias, irritaciones y otros problemas a nuestra piel, a no ser que cuente con algún sello o certificado que demuestre lo contrario.  Un amplio porcentaje de los tintes utilizados, son los llamados colorantes azoicos

Pero no te equivoques, que en el teñido artesanal tampoco es oro todo lo que reluce.

Tintes sintéticos

Son tintes fabricados por el hombre, de origen industrial.

Algunos ejemplos de tintes sintéticos que se utilizan en el teñido artesanal son: 

  • Tintes ácidos: son colorantes solubles en agua que se utilizan generalmente para teñir fibras de proteínas (origen animal). Se llaman de esta forma porque trabajan en condiciones de acidez (en cuanto al PH). Por ello se suele utilizar vinagre para trabajar con ellos. Nosotras utilizamos estos tintes pero siempre con la certificación OEKO- TEX 100, ya que algunos colores sin esta certificación contienen metales pesados y otros elementos tóxicos.
  • Tintes reactivos: se utilizan para teñir las fibras de origen celulósico, es decir, de origen vegetal. Estos tintes, a no ser que sean ecológicos o específicamente libres de esta sustancia, pueden contener sustancias como el PCA, una de las 24 aminas cancerígenas prohibidas en el rubro textil por la legislación de muchos países. 

Puedes pensar que poco te puede pasar por llevar puesto un ratito una camiseta que contiene ésta y otras tantas sustancias, y que está por demostrarse. Pero lo que está claro es que los trabajadores y tintoreros que están expuestos a esas sustancias se llevan la peor parte.

Tintes naturales

Son todos aquellos tintes que proceden de la Naturaleza, y son los otros que utilizamos nosotras. La mayoría tienen sus origen botánico: flores, raíces, cortezas, hojas, …. pero también los hay que proceden de algunos invertebrados, como la cochinilla canaria, especie invasora en las chumberas. 

El color: su distribución y forma por la madeja o por el ovillo.

Color sólido: lana para tejer con un único color sin variaciones en el teñido, todo continuo y todo igual 

Semisólido: ovillo de lana con un único color pero con variaciones en la intensidad en diferentes zonas. 

Ovillo de lana amarillo
VELA: Ejemplo de ovillo de lana de color semisólido

Gradient (Degradado): por ejemplo, un ovillo de algodón con un único color que varía en su intensidad de forma continua, es decir, que conforme lo tejes quizá empieces con el color muy clarito y luego irá subiendo la intensidad del color, o incluso cambiando de color. 

Speckled (Moteado): madeja de lana que tiene las famosas motitas que tanto gustan, como salpicaduras.

Ovillo de lana para tejer casiopea
CASIOPEA: Ejemplo de moteado (Speckled)

Barber pole: suelen ser dos cabos cada uno de un color, dando como resultado el aspecto de rayas inclinadas como los postes de los barberos.

ovillo de lana para tejer naranja
Ejemplo de hilo con distribución Barber Pole

Marled (de Marga): dos colores hilados juntos, formando un único cabo de dos colores o más en un mismo ovillo de lana.

lanas ecológicas españa
Ejemplo de lana con distribución marl

Heathered (jaspeado): ovillo de lana de color suave con toquecitos sin teñir. 

Multi-strand unplied: los cakes que van cambiando de color.

kit para tejer
Foto de JazzHandzYarn. Fuente: Ravelry

Self- patterning (con patrón propio): ovillo de lana multicolor, que crean un patrón de color propio pero igualado, es decir, que está teñido con máquina.

Tienda de lana
Ejemplo de ovillo de lana con patrón de color propio

Self-striping (auto estriado): multicolor, creando un patrón propio libre o desigual.

Baby alpaca con seda
VEGA: ejemplo de self-patterning

Tonal: varios tonos e intensidades de la misma familia de color. La madeja se verá de la siguiente forma:

lana Carina
CARINA: ejemplo ovillo de lana tonal

Tweed: el hilo de tweed es un tipo de hilo que presenta motas de color contrastadas sobre un fondo sólido. Las motas de color suelen ser pequeños trozos de fibras cortas sobrantes del cardado, hiladas con capas de otra fibra, o habitualmente, algún acrílico que no coge el color durante el teñido.

Lana para tejer, ovillo de lana tweed natural
Ejemplo de Tweed natural

Variegated (multicolor): puede tener vetas, motitas, rayas o parches de diferentes colores.

ovillo de algodón vino y rosas
Vino y Rosas: nuestro ovillo de algodón estrella, ejemplo de Variegated

La lana para tejer y sus tipos: clasificación por uso o finalidad

Lana para tejer o lana crochet:

He de decir que nosotras llamamos tejer a todo, para luego ya diferenciar entre ganchillo o dos agujas. Pero en cualquier caso, este es el uso mayoritario de los ovillos de lana o de los ovillos de otras fibras que puedas encontrar en el mercado. Dependiendo de la labor que te dispongas a tejer, necesitarás utilizar una cantidad determinada, una calidad concreta, un grosor en particular y tendrás unos colores recomendados (hablando de su distribución, no del color del ovillo en sí). Esperamos que con todas las explicaciones que has ido leyendo en este monográfico anteriormente tengas más información para no perderte en este maravilloso universo tejeril. 

Lana para teñir:

En este caso, la lana adecuada para teñirse es aquella de origen natural y que no haya sido previamente teñida, es decir, que esté “en crudo”. Si la fibra fuese sintética no se teñirá, o si se tiñe, el tinte no soportará los lavados. Puedo contarte una anécdota curiosa, y es que una vez compramos bambú, pensando que era una fibra de origen natural. Vimos lo sumamente mal que se teñía y entonces empezamos a investigar. Descubrimos que el supuesto bambú, no era otra cosa que viscosa, viscosa de bambú, pero al fin y al cabo viscosa. 

Habitualmente, cuando vayas a comprar fibra de bambú, no te especificará de qué tipo es, solo pondrá: “bambú”. Y eso, querida lectora, o querido lector, es ocultar información.

Lana para telar:

Para realizar un telar, y en el caso de que sea decorativo, puedes utilizar lana con un número de micras mayor, ya que no va a estar en contacto con la piel. También se suelen mezclar diferentes tipos de calidades (algodón con lana, con yute, con lino) para crear texturas originales. 

Lana para bebé:

Los bebés tienen una piel muy delicada, es por eso que nosotras recomendamos tejer prendas de bebés con lana de baby alpaca. Se trata de una lana suave e hipoalergénica que a los bebés no les producirá ningún tipo de irritación. Por ese motivo, es una calidad perfecta como lana para bebé.

Lana para fieltrar:

Es una lana que no está hilada, que se suele adquirir cardada y en mecha, para después irla enredando con agujas especiales y así conseguir el fieltro.

Fieltro de Lana
Lana para fieltrar: bolitas de fieltro

El patrón para tejer

Un patrón para tejer es una guía que te ayuda a llevar a cabo tu labor. Puede estar en formato papel (revista, libro, patrón impreso), en formato video (tutoriales de youtube) e incluso en formato audio. 

Puedes encontrar patrones en multitud de sitios, de hecho, solamente por internet tienes muchísima variedad de patrones, tanto gratuitos como de pago. 

Nosotras solemos consultar directamente en las páginas de nuestras diseñadoras favoritas y en Ravelry*, aunque también nos gustan mucho las revistas y los libros de patrones.  

Normalmente los patrones te indicarán el material a utilizar, la cantidad que necesitas según la talla y luego te explicarán paso a paso cómo tejer.

Ah, y recuerda mirar siempre el idioma y el nivel antes de comprar, para no llevarte sorpresas.

*Ravelry es, resumiendo mucho, una especie de red social para tejedoras y una enorme base de datos de patrones. Si quieres aprender a usarlo, suscríbete aquí a nuestro canal de youtube y pronto subiremos tutoriales. 

El kit para tejer

El kit para tejer es la combinación de un patrón y de la lana para tejer dicho patrón. Su existencia te puede facilitar mucho la vida, sobre todo si estás empezando y no tienes tan claro cómo calcular la talla o cómo elegir la lana adecuada para un determinado patrón.

Por tanto hay kits para tejer de todo tipo: kit crochet o kit ganchillo, kit para calcetar o kit para tricotar, hay kits que incluyen todos los materiales incluso (agujas, marcadores, … )

Nosotras tenemos varios kits para tejer en nuestra tienda online como puedes ver. Si no sabes cuál escoger, no dudes en preguntarnos y te ayudaremos encantadas.

Lana para tejer ecológica: sostenibilidad. 

No podíamos irnos sin incidir en un tema tan importante como es este, ya que a veces no están los conceptos claros.

Lana ecológica: para que la lana de oveja, o de alpaca, sea considerada ecológica tiene que tener un sello que lo certifique, eso es lo primero. ¿Qué ocurre? Conseguir estas certificaciones conlleva una gran inversión que muchas empresas pequeñas no podemos permitirnos.

Aún así, siendo muy puristas, una lana es ecológica cuando lo es en todo su ciclo. Esta lana provendría de ovejas criadas con una alimentación ecológica y con unos productos antiparasitarios permitidos en ecológico (pasa como con los alimentos). Posteriormente, la lana sería procesada e hilada sin elementos que puedan ser considerados tóxicos o nocivos. Y lo mismo con el teñido. Aquí entraría el certificado OEKO-TEX 100 que mencionamos antes, en estos dos últimos pasos. 

Nuestra lana no tiene la certificación ecológica, pero la lana nacional, la que tenemos de Wooldreamers, tiene el certificado OEKO-TEX 100, al igual que nuestros tintes ácidos. Lo cual es una garantía, ¿verdad?

En cuanto a la sostenibilidad, nosotras tratamos de consumir la menor cantidad de agua y de energía posible, llegando a utilizar incluso la cocción solar (en La Manca, en verano, totalmente viable).

Resumen y despedida, el mundo de la lana para tejer

En este extenso artículo has encontrado suficiente información para iniciarte en el universo de la lana para tejer con nota.

Hemos comenzado hablando del formato en el que vas a encontrar la lana para tejer, de las fibras: calidad y micras, incidiendo en la lana de oveja y sus diferentes formas (cardada o peinada).

Hemos avanzado a través del hilo, de su grosor, su torsión y número de cabos, para después centrarnos en los tipos de teñido y en las diferentes distribuciones de los colores.

Antes de concluir, hemos visto una clasificación por uso o finalidad de la lana, y te hemos explicado qué es un patrón, qué es un kit y cómo te puede ayudar si estás empezando.

Para finalizar, te hemos explicado qué es la lana ecológica y la sostenibilidad en el proceso.

Como ves, tienes mucha información, así que no pretendas memorizar todo esto de una, a no ser que tengas super poderes, mejor que lo tengas a mano para consultarlo siempre que lo necesites  ♥


También te puede interesar: Patroneca

Abrir chat
1
¿En qué podemos ayudarte?
Toñi y Lidia
¡Hola! ¡Estamos aquí para lo que necesites, no dudes en preguntarnos cualquier duda!