¿Cuál es la lana más suave? Nos preguntáis a menudo.

Es obvio que todas las personas que tejemos solemos buscar un hilado para tejer lo más suave posible, así que es importante tener en cuenta los diferentes aspectos que influyen en la mayor o menor suavidad del mismo.

Lo primero que debemos considerar es que la suavidad de la lana para tejer es difícil de medir ya que se trata de una cualidad bastante subjetiva. Pero lo que sí que podemos tener en cuenta, y lo que vengo a compartir aquí, son algunos criterios objetivos, claros y universales que se dan por válidos en el universo tejeril.

La lana y sus micras.

Las micras y lana suave para tejer

¿Qué son las micras? Es una pregunta que nos hacen a menudo. Una micra (micrómetro) es una unidad de medida de longitud, y es la millonésima parte del metro (0,001 mm). Cuando hablamos de micras en el
mundillo lanero, nos referimos al grosor en micras de cada pelito de la oveja (u otros animales). Puede
que escuches también la palabra micrón, en lugar de micra, y es exactamente lo mismo.

Hay una clasificación en cuanto a finura y micras, que es muy utilizada, que sigue la siguiente categorización:

Normalmente la lana de oveja pica a partir de las 23 micras, sin embargo, la lana de alpaca suele picar a partir de las 28 micras. De todas formas, esto del picor es muy relativo y cada persona lo percibe de forma diferente.

Cuanto más grueso sea el pelo, más micras tendrá (medirá), y por ende, esa lana, una vez transformada en hilo picará más. Esto es una ley así muy general que no tiene porqué cumplirse siempre, porque luego dependiendo del tipo de hilo y de su torsión, puede picar más o menos.

Ten en cuenta que al hilar se mezclan muchos pelitos diferentes y que el número de micras es la
media de los pelos de la lana que conforman el hilo.

El origen del hilo: dime de qué animal eres y te diré si eres suave

La lana más suave del mundo es la de Vicuña
Vicuña

Hay animales que tienen el pelo más suave, menos micras, y otros que tienen más, pero hay una verdad universal de sentido común: las primeras esquilas de los animales producen lana más suave. Por ejemplo, la lana de alpaca bebé, es más suave que la de alpaca adulta. La lana de yak bebé es más suave que la del yak adulto y la lana de cordero es más suave que la lana de oveja.

En cuanto a lo que comentaba de la suavidad por animal, te dejo un ranking de los animales con el pelo (y por ende la lana) más suave:

  1. Vicuña – 10 micras
  2. Cachemir – de 14 a 17 micras
  3. Baby yak – alrededor de 17 micras
  4. Baby alpaca – de 17 a 22 micras
  5. Lana de Merino extrafino: hasta 16,9 micras
  6. Lana de Merino fino: de 17 a 19,5 micras
  7. Merino: desde 19,6 micras
  8. Mohair – entre 25 y 45

Luego, fuera de esta clasificación por micras, tenemos la seda, cuya suavidad, como ya sabes, es alta.

El algodón pima es el hilo de algodón más suave para tejer

Por otro lado tenemos los hilados de origen vegetal, podríamos decir que el yute estaría entre los hilos más ásperos, y que el algodón pima estaría entre los hilos de algodón más suaves para tejer, ¿verdad?

El procesado e hilado de la lana. Cardado y peinado.

El cardado influye en la suavidad de la lana para tejer
Cardado manual

Puedes encontrar hilos de lana solamente cardada o hilos de lana peinada, que en cuyo caso, habrá sido previamente cardada.

El proceso de cardado consiste en pasar la lana por unos rodillos con dientes en diferentes direcciones para separar y aplanar las fibras, de esta forma, se le da esponjosidad. La lana solo cardada es más áspera, pero también más esponjosa y cálida, ya que tiene más cámaras de aire entre las fibras

La lana peinada, como su nombre indica, tiene un peinado posterior que alinea y suaviza la lana en fibras más largas, de esta forma el ovillo de lana quedará más suave y denso, pero que abriga menos. 

El proceso del hilado y su influencia en la suavidad.

La torsión influye en la suavidad del hilo

Además del método de hilado, de lo cuál no soy ninguna experta y no me voy a meter a comentar hasta que no investigue más a fondo de la gente que sabe del tema, la torsión es otras de las características que influyen en la suavidad de la lana para tejer.

La torsión es lo retorcido que está el hilo y una mayor o menor torsión hace que el hilo tenga un aspecto más o menos suave y también que tenga más o menos elasticidad.

Un ejemplo: si tiene dos cabos y poca torsión, te parecerá más suave al tacto que si tiene 4 más torsionados.

Y esto es todo por el momento, espero que te sirva a la hora de buscar la suavidad que te mereces, para tus aguas y para tu piel.

Visita nuestra tienda online, donde encontrarás lanas e hilados para tejer muy suaves, y escríbenos para cualquier duda.

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
1
¿En qué podemos ayudarte?
Toñi y Lidia
¡Hola! ¡Estamos aquí para lo que necesites, no dudes en preguntarnos cualquier duda!